Sham reafirma su compromiso con los médicos que ejercen su actividad de forma privada

24/10/2019

Sham (grupo Relyens), aseguradora especialista en el sector sanitario y socio sanitario, participa en el II Congreso Nacional del Ejercicio Privado de la Medicina, organizado por la Organización Médica Colegial (OMC) y por el Real e Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Sevilla (RICOMS), y que se celebra hoy y mañana en la capital hispalense. Hace dos años, en la primera convocatoria de este congreso, Sham participó activamente, ya que se trata de un foro que aborda las relaciones entre los profesionales médicos que ejercen su actividad de forma privada con las compañías aseguradoras de asistencia sanitaria, con los colegios profesionales y con la población, además de preocuparse por cuestiones como la calidad y la responsabilidad profesional.

El director médico de Sham en España, Carlos Fernández Herreruela, es uno de los ponentes participantes en la primera mesa de debate de este congreso y en la que se abordará el día a día en la medicina privada. Dentro de esta mesa se debatirán, entre otros, tres aspectos en los que una aseguradora especializada en RC médica como Sham tiene mucho que aportar.

El primero, debatir qué temas enfocan peor los médicos cuando se enfrentan a un proceso judicial relacionado con su actividad profesional. En este caso, el director médico de Sham, opina que es “la inseguridad frente al juez y al abogado de parte en los procedimientos penales y civiles”. No obstante, señala, que “esto es algo compensable con la previa suscripción de un buen seguro de responsabilidad civil profesional que garantice suficientemente, no solo el patrimonio del médico, sino su capacidad de elección en una situación complicada”. Y es que el médico, ante un juicio, debe contar con un letrado de su total confianza para preparar las comparecencias y estar correctamente asesorado, pues además de su patrimonio, también está en juego su prestigio profesional.

La resolución alternativa de conflictos (ADR), cada vez más importante en las reclamaciones por actos médicos

En segundo lugar, Carlos Fernández Herreruela, también hablará sobre la resolución alternativa de conflictos por actos médicos. Estos sistemas cada vez cobran más importancia. “Existen ya sistemas alternativos de resolución de conflictos, como el que Sham y el Servicio Madrileño de Salud han implantado hace unos años, que funcionan con gran éxito, o el proyecto que con gran ilusión iniciamos en el Servicio Andaluz de Salud. En el ámbito privado, el abanico de las ADR es mucho más amplio, pudiendo incluir sistemas como el de la mediación”.

El ejemplo del resultado de los proyectos de resolución alternativa de conflictos en países como Chile, Francia o Italia nos debe alentar, según el director médico de Sham en España, “a promover estas iniciativas con nuestros clientes”. De hecho, Sham dispone de un proyecto propio desarrollado para la inclusión de estos sistemas en los clientes que quieran implantar esa vía alternativa en la determinación de su responsabilidad y que, además, es una forma de humanizar y agilizar la relación con los pacientes reclamantes. “Este modelo de Sham es único en España, ya que todas las aseguradoras del ramo han rechazado sistemáticamente los sistemas alternativos de resolución de conflictos que no fueran su propia transacción”, explica Carlos Fernández Herreruela.

Por último, el director médico de Sham también hablará en su participación sobre el tiempo de responsabilidad de los actos médicos, un debate sumamente interesante y en el que desde Sham se quieren ofrecer una serie de recomendaciones para mantener las garantías que exige la ley 44/2003 de ordenación de las profesiones sanitarias en su artículo 4.7e de suficiente garantía financiera para responder por los actos médicos.

Y es que ante situaciones como la jubilación, la modificación de la actividad a una práctica de menor riesgo o el cese de la actividad asistencial hay que buscar fórmulas sólidas para garantizar la responsabilidad del médico y evitar su desprotección. Tal y como indica Carlos Fernández Herreruela: “el seguro debe ofrecer cobertura suficiente y que contemple el tiempo que pueden tardar los perjudicados en conocer las consecuencias de los actos médicos que se demandan, estableciéndose así, el día a partir del cual se puede reclamar (dies a quo), y que puede ser muy largo en algunas especialidades como la Obstetricia, que es ya de por sí una especialidad de riesgo importante. Esto debe influir también en la continuidad de las coberturas aseguradoras más allá del tiempo de praxis activa de los profesionales”.