El Colegio de Médicos de Baleares y Sham presentan los resultados del primer año de funcionamiento de la Oficina de Ayuda a la segunda víctima

30/01/2020

Presentacion datos Oficina Segunda Victima

De izquierda a derecha: Dr. Fréderic Fuz, director de Gestión de Riesgos de Sham en España; Dra. Manuela García, presidenta del Colegio Oficial de Médicos de las Islas Baleares, y Dr. Carles Recasens, vicesecretario del Comib y coordinador de la Oficina de Ayuda a la segunda víctima.

 

El Colegio Oficial de Médicos de las Islas Baleares (Comib) presentó ayer la memoria de actividad del primer año de funcionamiento de la Oficina de Ayuda a la segunda víctima, una iniciativa pionera en el ámbito de los colegios de médicos españoles que cuenta con la colaboración de Sham (grupo Relyens).

El programa se puso en marcha a finales de 2018 con el propósito de ofrecer una atención especializada, inmediata, confidencial y deslocalizada a los médicos que, tras verse inmersos en un evento adverso, error médico o lesión no esperada en el paciente, quedan traumatizados y convertidos en segundas víctimas.

El objetivo de la Oficina de Ayuda a la segunda víctima es la reducción de las consecuencias negativas de los eventos adversos en las segundas víctimas, para permitir una normalización de la vida personal del médico, así como una total restitución a nivel laboral.

Según explicó el Dr. Carles Recasens, vicesecretario del Comib y coordinador de la Oficina de Ayuda a la segunda víctima, durante el año que lleva en marcha el programa en Baleares, han sido atendidos seis médicos. El periodo medio de estancia en el programa ha sido de 41 días, con una media de ocho visitas. El 85% de los casos han sido dados de alta.

El tiempo medio de demora entre el evento adverso y la solicitud de ayuda del profesional ha sido de 35 días (excepto en un caso, que fue de 264 días). El plazo de respuesta de la Oficina de Ayuda, entre la solicitud del médico y la primera atención, ha sido inferior a un día. Todos los pacientes precisaron de una intervención psicoterapéutica breve individual.

Los médicos atendidos en el programa de ayuda a la segunda víctima presentaron (excepto en un caso) una mejoría clínica rápida y mantuvieron su actividad laboral (no estuvieron de baja laboral por Incapacidad Temporal). Por otra parte, ninguno de estos médicos comunicó el efecto adverso a su empresa, tampoco pidió ayuda a sus compañeros ni se planteó una baja temporal. Ninguno de estos profesionales había recibido información previa sobre las consecuencias de los eventos adversos.

El Dr. Carles Recasens calificó los resultados de la memoria del primer año del programa de “éxito total”, porque refleja que el grado de satisfacción y agradecimiento por parte de pacientes y familiares ha sido muy elevado. Todos ellos afirmaron que recomendarían acudir al programa en caso de sufrir un evento adverso. Por otro lado, la participación en el programa mejora la imagen del Comib entre los profesionales, aseguró.

Como conclusión, el coordinador del programa de Atención a la Segunda Víctima del Comib destacó que “la iniciativa ha resultado ser altamente eficaz y eficiente” e hizo hincapié en que “una detección precoz y una pronta respuesta terapéutica mejoran el pronóstico”. Carles Recasens apuesta por “proseguir en la labor de información y divulgación” del Programa de Ayuda a la segunda víctima.

Ejemplo para otros colegios de médicos

Por su parte, la presidenta del Comib, la Dra. Manuela García Romero, avanzó que, “debido al satisfactorio resultado del programa”, la Oficina de Ayuda a la segunda víctima será una línea incluida en el próximo Plan Estratégico de la Organización Médica Colegial, dentro del apartado de promoción de la salud del médico. Además, hasta seis colegios de médicos se han interesado en el programa para importarlo y ponerlo en marcha en sus respectivas provincias.

La presidenta del Colegio de Médicos de Baleares destacó su agradecimiento a la compañía de seguros y gestión de riesgos Sham “por ayudarnos a poner en marcha el proyecto desde el primer momento de manera decidida y valiente”.

Precisamente, en el acto de presentación de la memoria, el director de Gestión de Riesgos de Sham en España, el Dr. Fréderic Fuz, explicó a los asistentes que “cuando hablamos de seguridad del paciente y de calidad asistencial, muchas veces olvidamos que ambas dependen de que los profesionales sanitarios estén al mejor nivel técnico y personal”, y esto “solo se consigue cuidando de su salud y bienestar”.

Fréderic Fuz explicó que la Medicina es una profesión de un alto nivel de exigencia y, si a ello le unimos que un médico se vea inmerso en un evento adverso o en un error médico, “podemos comprender la necesidad de poner en marcha iniciativas como la Oficina de Ayuda a la segunda víctima que, tras un año de funcionamiento, confirma con datos su utilidad para los médicos, en primer lugar, pero también para los futuros pacientes de los profesionales que han accedido a esta ayuda, que podrán ser atendidos por un médico que haya recuperado su mejor nivel profesional y emocional", destacó el director de Gestión de Riesgos de Sham en España.